5
(1)

El valor monetario esperado (EMV) es un concepto central en la gestión de riesgos, y especialmente crucial en proyectos que buscan optimizar la toma de decisiones basadas en la incertidumbre financiera. En esencia, el EMV proporciona una métrica que ayuda a entender el impacto financiero potencial de un riesgo específico, considerando tanto su probabilidad de ocurrencia como el impacto monetario si dicho riesgo se materializa.

Basándonos en el SBOK, la fórmula para calcular el EMV es simple pero poderosa. Consiste en multiplicar el impacto financiero potencial de un riesgo (es decir, cuánto podría costar o beneficiar al proyecto si el riesgo ocurre) por la probabilidad de que ese riesgo realmente suceda. Es una forma objetiva de cuantificar el riesgo, proporcionando un valor que puede compararse con otros riesgos o usarse para decidir acciones de respuesta al riesgo.

Una ventaja del EMV es que puede sumar todos los valores de EMV de todos los riesgos identificados, lo que da como resultado el valor total esperado para el proyecto en términos de riesgos. Este valor consolidado permite a los gestores del proyecto tomar decisiones más informadas, ya sea para aceptar ciertos riesgos o para invertir en medidas de mitigación.

Es importante señalar que, aunque el EMV es una herramienta cuantitativa, no elimina la incertidumbre inherente a los riesgos. En cambio, proporciona una forma estructurada de abordar y entender esta incertidumbre. En proyectos de gran escala o con riesgos significativos, el uso adecuado del EMV puede ser la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Adicionalmente, es crucial que el equipo y las partes interesadas entiendan cómo se calcula y se interpreta el EMV. Su eficacia como herramienta radica en su aplicación correcta y en la comprensión clara de lo que realmente significa el valor obtenido.

El equipo de gestión de riesgos, que puede incluir al Product Owner, Scrum Master y otros expertos en riesgos, son quienes calculan el EMV. El proceso implica identificar y cuantificar tanto la probabilidad como el impacto financiero de cada riesgo, y luego multiplicar estos valores para obtener el EMV. Generalmente, este cálculo se realiza durante las fases de identificación y análisis de riesgos del proyecto, utilizando herramientas y técnicas especificadas en el SBOK, y otras fuentes relevantes.

Para calcular el EMV, es necesario tener claridad sobre dos variables: la probabilidad del riesgo y el impacto monetario del mismo. La fórmula es:

\[ EMV = Probabilidad \times Impacto \]

Donde:

– Probabilidad: es la posibilidad de que un riesgo específico ocurra, generalmente expresada como un porcentaje.

– Impacto: es una estimación del efecto financiero (positivo o negativo) si el riesgo se materializa.

Supongamos que un proyecto tiene un riesgo identificado que podría costar $100,000 si se materializa. Sin embargo, el equipo estima que la probabilidad de que este riesgo ocurra es del 10%. Entonces, el EMV sería:

\[ EMV = 0.10 \times $100,000 = $10,000 \]

Esto significa que, en términos de gestión financiera, este riesgo representa una “pérdida” esperada de $10,000 para el proyecto, aunque en realidad esta pérdida solo se materializará si el riesgo ocurre.

El valor de $10,000 no es una pérdida garantizada, sino una representación de la exposición del proyecto al riesgo. Es una forma de asignar un valor monetario a la incertidumbre, permitiendo comparar diferentes riesgos o determinar inversiones adecuadas en mitigación.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

¡Gracias por puntuar este contenido! 5 / 5. 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.