5
(2)

La validación es un concepto esencial dentro de la gestión de proyectos. Es el proceso mediante el cual se asegura que un producto, servicio o resultado está alineado con las necesidades y expectativas del cliente, y otros interesados clave. A menudo, se confunde con la verificación, pero mientras que la verificación se centra en asegurarse de que se cumplieron las especificaciones previamente establecidas, la validación se centra en asegurarse de que esas especificaciones son las correctas y relevantes en primer lugar.

El PMBOK, que es la guía estándar para la gestión de proyectos desarrollada por el Project Management Institute (PMI), destaca la importancia de la validación en su sexta edición. De acuerdo con el PMBOK, la validación es esencial para garantizar que el proyecto cumpla con su propósito previsto y que los interesados estén satisfechos con el resultado final. En pocas palabras, la validación es una verificación del valor y la relevancia de lo que se está produciendo.

La necesidad de validar surge porque las necesidades del cliente y otros interesados pueden cambiar con el tiempo, o pueden haberse interpretado incorrectamente al principio. Por lo tanto, la validación se convierte en una herramienta esencial para garantizar que el proyecto siga siendo relevante y cumpla con su propósito original.

El proceso de validación implica una serie de actividades, que pueden variar según la naturaleza del proyecto y las necesidades específicas de los interesados. Sin embargo, en general, se trata de revisar regularmente los resultados del proyecto, obtener retroalimentación de los interesados y, si es necesario, ajustar el rumbo del proyecto para asegurarse de que siga siendo relevante y valioso.

El proceso de validación es llevado a cabo generalmente por el equipo de gestión del proyecto, junto con el cliente y otros interesados clave. Se realiza mediante la revisión regular de los resultados del proyecto y la obtención de retroalimentación. Este proceso se realiza en varias etapas del ciclo de vida del proyecto, especialmente antes de los entregables finales, para garantizar que se satisfagan las necesidades del cliente. Para efectuar la validación, se utilizan herramientas y técnicas de recolección de datos, reuniones y revisiones formales, en base a las directrices del PMBOK y otros estándares relevantes. 

Algunos ejemplos son los siguientes:

  1. Durante el desarrollo de una aplicación móvil, el equipo de proyecto se reúne con el cliente para validar que las características implementadas coinciden con lo que el cliente esperaba.
  2. Antes de la finalización de un proyecto de construcción, el contratista presenta la estructura al cliente para validar que cumple con los requisitos de diseño originales.
  3. En un proyecto de implementación de software de CRM, los usuarios finales son invitados a una sesión de prueba para validar que el software satisface sus necesidades diarias.
  4. Durante el diseño de un nuevo producto, se lleva a cabo una revisión con los interesados para validar que el concepto del producto se alinea con las expectativas del mercado.
  5. Antes del lanzamiento de una nueva campaña de marketing, se realizan grupos focales con clientes potenciales para validar que el mensaje de la campaña resuena con el público objetivo.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

¡Gracias por puntuar este contenido! 5 / 5. 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.