0
(0)

Dentro del ámbito de la gestión de proyectos, el “Valor del Negocio” o “Business Value” es un concepto fundamental que busca evaluar la rentabilidad o el beneficio que puede aportar una determinada iniciativa de negocio. En el PMBOK 7, se refuerza la importancia de medir y entender este valor para guiar decisiones estratégicas y operativas dentro de una organización.

El valor del negocio no es solamente una cifra financiera o un número en el balance. Aunque puede tener un componente cuantificable, también abarca elementos intangibles que pueden influir en la percepción de un proyecto o iniciativa. Esto puede incluir factores como el reconocimiento de marca, la lealtad del cliente o la posición en el mercado.

Es vital distinguir entre los beneficios tangibles e intangibles para obtener una imagen completa del valor del negocio. Los beneficios tangibles son aquellos que se pueden medir directamente en términos monetarios, como el aumento de ventas o la reducción de costos. Por otro lado, los beneficios intangibles, aunque no se traduzcan directamente en dinero, pueden tener un impacto significativo en la viabilidad y éxito a largo plazo de una organización.

A medida que las organizaciones buscan maximizar su ROI (Retorno de la Inversión), la comprensión del valor del negocio se vuelve esencial. Las decisiones basadas únicamente en costos o ingresos inmediatos pueden pasar por alto oportunidades valiosas o riesgos potenciales que se manifiestan en el ámbito intangible. Por lo tanto, se requiere una evaluación equilibrada de ambos aspectos para determinar el verdadero valor de una iniciativa.

Por último, el valor del negocio no es estático. Cambia con el tiempo y puede ser influenciado por una variedad de factores externos e internos. La habilidad de una organización para adaptarse y reevaluar continuamente este valor es crucial para mantener la relevancia y la competitividad en un mercado en constante evolución.

El “Valor del Negocio” es generalmente identificado y analizado por los líderes de negocio, gerentes de proyecto y analistas financieros. Se determina evaluando tanto los beneficios cuantificables como los intangibles que se espera obtener de una iniciativa, utilizando herramientas y técnicas de análisis financiero y estratégico. Este proceso se realiza tanto en la fase de planificación de un proyecto para justificar la inversión, como durante y después de la ejecución del proyecto para medir el retorno real obtenido. Las herramientas comunes incluyen el análisis de costo-beneficio, el análisis de impacto y los indicadores clave de rendimiento.

Algunos ejemplos son los siguientes:

  1. Una empresa que decide invertir en una nueva campaña de marketing podría medir el valor del negocio en términos de aumento de ventas (tangible) y en el mejor reconocimiento de marca (intangible).
  2. La implementación de un nuevo software para mejorar la eficiencia interna puede traducirse en horas de trabajo ahorradas (tangible) y en la mejora del bienestar de los empleados al reducir tareas repetitivas (intangible).
  3. Una firma que decide patrocinar un evento deportivo local podría no esperar un retorno financiero directo, pero busca aumentar su presencia y reputación en la comunidad (intangible).
  4. Una organización que invierte en formación para sus empleados podría no ver un beneficio financiero inmediato, pero valora el aumento en la retención de empleados y la mejora de habilidades (intangible).
  5. La decisión de cambiar a proveedores más sostenibles puede tener costos iniciales más altos, pero el valor del negocio se ve en una imagen de marca más responsable y posiblemente en un aumento en ventas a clientes conscientes de la sostenibilidad (tangible e intangible).

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

¡Gracias por puntuar este contenido! 0 / 5. 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.