5
(1)

El control, como se define en el PMBOK 6, es un proceso esencial en la gestión de proyectos. Se trata de comparar el rendimiento real del proyecto con el rendimiento planeado, analizando las variaciones, evaluando tendencias para mejorar los procesos, y considerando alternativas para recomendar acciones correctivas cuando sea necesario.

En la gestión de proyectos, el control se aplica de manera continua durante todo el ciclo de vida del proyecto. Comienza con la definición de las metas y objetivos del proyecto y la creación de planes detallados para alcanzarlos. Estos planes se convierten en la línea base contra la cual se mide el rendimiento real del proyecto.

Una parte crucial de este proceso es la recopilación y el análisis de datos. Esto incluye la recopilación de datos sobre el rendimiento real del proyecto, que luego se compara con la línea base del proyecto. La diferencia entre el rendimiento real y el rendimiento planeado se conoce como variación.

Al analizar las variaciones, los gerentes de proyecto pueden identificar tendencias y hacer ajustes para mejorar los procesos. Por ejemplo, si una tarea está tomando más tiempo de lo esperado, se puede investigar la causa de la demora y tomar medidas para acelerar el proceso.

Si se detecta una variación significativa, puede ser necesario tomar medidas correctivas. Esto podría incluir la revisión de las metas y objetivos del proyecto, la reasignación de recursos o la modificación de los procesos del proyecto.

En resumen, el control en la gestión de proyectos implica la comparación constante del rendimiento real con el rendimiento planeado, el análisis de variaciones, y la implementación de cambios según sea necesario para mantener el proyecto en el camino correcto.

El proceso de control es una actividad esencial que es llevada a cabo por el gerente de proyectos y su equipo. Consiste en recopilar y analizar datos sobre el rendimiento del proyecto, comparar estos datos con la línea base del proyecto y, si es necesario, tomar medidas correctivas. Este proceso es una tarea continua que se lleva a cabo a lo largo de todo el ciclo de vida del proyecto. Para implementar este control, se utilizan diversas herramientas y técnicas de gestión de proyectos, que pueden incluir software de gestión de proyectos, técnicas de análisis de variación y procesos de revisión y aprobación.

Algunos ejemplos son los siguientes:

  1. En un proyecto de desarrollo de software, se planea que una característica en particular se complete en dos semanas. Sin embargo, después de una semana, sólo se ha completado el 30% de la tarea. Al controlar el proyecto, el gerente de proyectos identifica esta variación y toma medidas para acelerar el desarrollo.
  2. En un proyecto de construcción, se planea gastar $50,000 en materiales. Sin embargo, después de un mes, el proyecto ya ha gastado $60,000 en materiales. Al controlar el proyecto, el gerente de proyectos identifica esta variación y busca maneras de reducir los costos de los materiales.
  3. En un proyecto de marketing, se espera que una campaña en particular genere 500 nuevos clientes. Sin embargo, después de un mes, la campaña sólo ha generado 200 nuevos clientes. Al controlar el proyecto, el gerente de proyectos identifica esta variación y ajusta la campaña para atraer a más clientes.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

¡Gracias por puntuar este contenido! 5 / 5. 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.